La original filosofía gerencial de Jeff Bezos

Su particular manera de entender el liderazgo debería ser emulada. Tal vez no funcione por acá, pero es mejor.

El hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, entregó la posta a su sucesor en la dirección de Amazon, una de las más grandes compañías tecnológicas, de esas que cambiaron la historia económica reciente.

Bezzos fundó Amazon en 1994, como una tienda virtual de libros; una librería en línea, cuando las ventas en línea eran apenas un experimento, y la convirtió en una “Big Tech” de 1,8 billones de dólares. Y es famoso por un estilo muy original de liderazgo. En la construcción de su imperio nunca utilizó las recetas ni los mandamientos comúnmente aceptados en el mundo de la gerencia moderna.

¿cómo resuelve Bezzos cuántas personas deben ser invitadas a una reunión? Solo las que alcancen con dos pizzas. Un número mayor de participantes hará ineficiente la sesión de trabajo.

Hay 14 principios de liderazgo en Amazon, establecidos por él, que son ya famosos.  Pero más allá de esos principios corporativos, Bezos aplica en el día a día, una serie de conceptos, algunos muy originales.

La silla vacía. El primero es la obsesión por el cliente. Pero no confundir esto con el buen servicio al cliente que casi todos los negocios pregonan. Ha perdido dinero, literalmente, para compensar a un cliente insatisfecho. Y en las reuniones de las juntas directivas siempre hay una silla vacía, que representa al cliente. Así que todos los planes de negocio se construyen considerando a ese cliente que participa hipotéticamente en esas reuniones. “A nuestros empleados les recuerdo constantemente que tengan miedo, que cada mañana se levanten atemorizados. No de nuestros competidores, sino de nuestros clientes”, escribió en sus reflexiones del libro “Crea & Divaga” de reciente aparición (publicado en español por Paidós). “Nuestros clientes han hecho de nuestro negocio lo que es …  y tenemos un gran compromiso. Y consideramos que nos serán fieles hasta el momento en que venga otro y les ofrezca un mejor servicio”.

Olvidar a la competencia. Bezzos nunca se fijó en la competencia, sino en lo que quieren los clientes. “Si miras a tus competidores, es poco probable que inventes un montón de cosas por tu cuenta”. Y esa es la base de la llamada economía digital. No es como en el modelo tradicional, en donde alguien tiene un producto muy bueno y crea una empresa para producirlo y venderlo. En la era digital es al revés. Los emprendedores encuentran un deseo insatisfecho de los clientes, es decir, una necesidad de mercado, y crean el producto y la empresa que satisfaga esa necesidad. Así nacieron Facebook, Google, Amazon, Rappi en Colombia …

Obsesión por los datos. Es lógico, porque su negocio es muy digital, entonces las mediciones, el Big Data, el análisis de datos con Inteligencia Artificial, están en el centro de sus estrategias.

Prohibido PowerPoint. Los ejecutivos deben llevar a las reuniones puntos de vista escritos en al menos 6 páginas, “con frases reales, oraciones, verbos y sustantivos. No se trata solo de diapositivas”. Un ejecutivo recibe siempre sin falta un documento de por lo menos 50 páginas antes de cada reunión importante. Debe leerlo y preparar un punto de vista sólido.

La regla de las 2 pizzas. Pensando en reuniones productivas, ¿cómo resuelve Bezzos cuántas personas deben ser invitadas a una reunión? Solo las que alcancen con dos pizzas. Un número mayor de participantes hará ineficiente la sesión de trabajo.

Obligatorio discrepar con el jefe. No le gustan las personas que aceptan todo lo que sus jefes digan. Pero hay que argumentarle con mucha solidez y profundidad, o pierdes el puesto.

Planeación al revés. Bezzos aborda los problemas al revés. En la fase de planificación, los equipos hacen una línea de tiempo inversa: empiezan con lo que sería un lanzamiento y luego trabajan hacia atrás. Incluso lo primero que producen es el comunicado de prensa, de un producto que ni existe. Todas las demás empresas en el mundo, lo último que preparan es el comunicado de prensa.

La gran diferencia con los inversionistas comunes. “Todo se reduce al largo plazo“, es una de sus afirmaciones iniciales en “Crea & Divaga”. “Seguiremos tomando decisiones de inversión atendiendo a las consideraciones de mercado a largo plazo y no en función de la rentabilidad a corto plazo o de las reacciones de Wall Street a corto plazo“, explica en su libro de reflexiones personales.

Se dice que todo lo que toca lo convierte en oro, como en la leyenda del Rey Midas. En 2013 compró el diario Washington Post, que sufría una delicada situación financiera (la misma de todos los medios de comunicación tradicionales en el mundo, ante los desafíos de Internet) y hace poco anunció que el diario de nuevo es rentable. “Tuvimos que pasar de un modelo de negocio en el que ganábamos mucho dinero por cada lector teniendo una cantidad relativamente baja de lectores, a ganar muy poco dinero por cada lector teniendo una enorme cantidad de lectores; y esa es la transición que hicimos”, explicó el brillante empresario.

Bezos duerme 8 horas diarias, porque dice que es la única forma de estar lúcido en el trabajo, se da una buena vida, se compró un perro robot, y se irá al espacio este año en su propio cohete Blue Origin, el mismo que le alquila a la NASA para explorar Marte.

 

«

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *