China empieza a reaccionar en relación con el caso Huawei

El fundador de la poderosa marca Huawei señala que hay interés político y comercial detrás de las acusaciones norteamericanas.

El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, habló por segunda ocasión sobre la detención de la directora financiera de la compañía (quien es además su hija) y su posible extradición a Estados Unidos, en entrevista con BBC, publicada el pasado lunes. “Es un acto político”, dijo. Pocos creen que en realidad se trate de un asunto de espionaje y seguridad, como pretende hacerlo creer Donald Trump. Es un tema relacionado con la guerra del gobierno norteamericano contra China, por razones económicas y políticas.

Zhengfei ya había hablado ante medios internacionales en enero, durante la cumbre de Davos. “Nunca haremos nada para dañar los intereses de nuestros clientes. Apple es un ejemplo que admiramos en términos de protección de la privacidad. Vamos a aprender de Apple. Preferimos cerrar Huawei antes de hacer cualquier cosa que dañe los intereses de nuestros clientes, para buscar nuestras propias ganancias” dijo en esa ocasión.

Lo que en realidad hay detrás es la estrategia norteamericana para contener la expansión económica china en el campo de la tecnología, en donde los asiáticos llevan sobrada ventaja

No está demostrado que las tecnologías de Huawei estén siendo utilizadas para espiar a los usuarios y a los países occidentales. No es una defensa de China, ni nada parecido, sino que técnciamente, en realidad, tal cosa no ha sido probada. Sólo la dijo Trump y ya. Lo que en realidad hay detrás es la estrategia norteamericana para contener la expansión económica china en el negocio de la tecnología, en donde los asiáticos llevan sobrada ventaja intelectual y comercial sobre Estados Unidos, en campos como la Inteligencia Artificial y las telecomunicaciones, especialmente en relación con las próximas redes 5G.

Huawei fue uno de los blancos de la estrategia Trump, como había sido antes ZTE y otras empresas chinas emblemáticas, que tienen negocios y ventas en suelo norteamericano. El gobierno chino y Huawei fueron prudentes (o muy tímidos) en su reacción inicial ante la detención de la hija del fundador. Pero la presión norteamericana ha provocado que China contrataque, en una guerra comercial que podría tender consecuencias dramáticas para la economía global.

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.