Apple Música pone la primera piedra en la tumba del mp3

Sonido sin pérdida y tecnología Dolby Atmos, introducidos por Apple, marcan un nuevo rumbo en la guerra del streaming.

Por Álvaro Montes

Una razón más para comprarse un iPhone: música en Dolby Atmos o Audio Espacial, como ha sido bautizado este servicio, y 70 millones de canciones sin pérdida, o Apple Lossless Audio Codec (ALAC). Apple ha puesto un tornillo en el ataúd que la industria prepara para la compresión mp3. Tal como preparó la muerte del disquete, del CD y del conector de 3,5 mm, el paso que acaba de dar Apple Música hará que – en algún momento de los próximos años – cualquier competidor que quiera sobrevivir en la guerra del streaming deba hacer lo mismo; es decir, olvidarse de la compresión y ofrecer el audio sin pérdida y sonido tridimensional.

Los instrumentos suenan como si estuvieran unos detrás del oyente, otros en frente, otros a la derecha, unos cuantos arriba de su cabeza …. y así.

Apple no es el inventor del concepto, ni el primero que lo pone en práctica; pero es el que marca el punto de inflexión, como casi siempre. Su servicio funciona perfectamente y, a partir de ahora, los demás tendrán que seguir ese rumbo. El primero fue Tidal, un servicio de streaming creado por Jay Z y otros artistas exitosos y muy ricos, que se quedó en un círculo de élite y cuesta 25 dólares al mes. Spotify planea poner en marcha similar servicio, por un costo adicional.  Apple – gracias a su poderosa cuenta bancaria – lo entrega sin cobrar más a todos los suscriptores de Apple Música. Basta tener un iPhone, o una tableta iPad, o un MacBook y unos audífonos que soporten el formato, así sea de otra marca. La empresa consolida su ecosistema, entregando cada vez mejores razones para quedarse en él.

El sonido sin compresión

Vamos por partes. El audio sin pérdida (Apple Lossless Audio Codec ) es una delicia. Y es perfectamente lógico que este formato anuncie la extinción paulatina del mp3, porque ya el espacio en disco no es un problema en casi ningún dispositivo, y el streaming soluciona todo. ¿Para qué escuchar una canción en 256 o en 320 kilobits por segundo, en la que se eliminó una cantidad brutal de información solo con el objetivo de que no ocupe mucho espacio? La compresion mp3 suele generar archivos de entre 10 y 12 megas en tamaño.  El sonido sin pérdida ofrece la misma canción en un archivo de 40 o hasta 60 megas; pero ¡a quién le importa! En nuestros días el almacenamiento ya casi no es un problema.

El querido mp3, que nos alegró la vida por muchos años, no tiene cómo competir con esto.La diferencia entre escuchar música  comprimida, sea en mp3 a 360 o en ACC a 256, versus escuchar sin comprensión, en el formato LLAC, es como la que hay entre una degustación y el plato completo en un restaurante.  Cuando uno escucha a sus artistas favoritos en formato sin pérdida, no quiere volver atrás. Es por eso que me atrevo a mencionar la extinción futura de la compresión. El querido mp3, que nos alegró la vida por muchos años, no tiene cómo competir con esto.

El audio espacial

Adicionalmente, Apple Música ofrece piezas – todavía apenas unas cuantas, pero pronto serán millones – que los músicos grabaron o que los ingenieros mezclaron utilizando la tecnología Atmos de Laboratorios Dolby. Es una de las aproximaciones al sonido tridimensional más exitosas. El 8D del que tanto se venía hablando y que solo estaba disponible en el mundo físico: en salas de cine con 24 fuentes de audio distribuidas alrededor de los espectadores, para ofrecer esa increíble sensación inmersiva que hemos visto en varios filmes. Bueno, con la magia de los algoritmos, ahora es posible simular algo parecido en dos auriculares. La experiencia es muy grata, y a veces llega a ser impresionante. Los instrumentos suenan ya no en un oído o en otro, como en el sistema estéreo, sino como si estuvieran unos detrás del oyente, otros en frente, otros a la derecha, unos cuantos arriba de su cabeza …. y así. Cierro los ojos y siento que estoy justo en medio de la banda que toca en vivo.

No me canso de escuchar cada noche, al terminar mi jornada, la lista “Jazz en audio espacial”, en donde puedo disfrutar a Art Blackey, Wayne Shorter y a Herbie Hancock como nunca lo había hechoAtmos logra que percibamos una experiencia inmersiva cercana a lo que sería una inmersión real. Por supuesto, no todos los auriculares permiten eso, pero sí los AirPods y Beats con chip H1 o W1 y también en los altavoces integrados en las últimas versiones del iPhone, iPad y Mac.

Apple Music anunció que irá añadiendo constantemente nuevas canciones en Dolby Atmos y creará una selección especial de listas de reproducción en este formato, para que los usuarios encuentren fácilmente su música favorita. En lo personal, no me canso de escuchar cada noche, al terminar mi jornada, la lista “Jazz en audio espacial”, en donde puedo disfrutar a Art Blackey, a Wayne Shorter y a Herbie Hancock como nunca lo había hecho.

Para activar el audio sin pérdida es necesario contar con la última versión de Apple Music y configurarlo en Ajustes > Música > Calidad de Audio. Se puede elegir diferentes resoluciones según la conexión. Las opciones del audio sin pérdida empiezan con la calidad de CD, que son 16 bits a 44,1 kHz (kilohercios), y llega hasta los 24 bits a 48 kHz. Para los más melómanos más hambrientos de alta fidelidad, Apple Música también ofrece calidad sin pérdida que llega hasta 24 bits a 192 kHz. La opción de Atmos también la selecciona el usuario cuando desee.

 

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.