Vacunado, pero sin poder probarlo

La prioridad es vacunar a la población, y en eso los indicadores son positivos. Pero hay dificultades en la certificación digital.

Después de tres meses de aplicada la segunda dosis, todavía no aparece el registro en la plataforma Mi Vacuna, desarrollada para generar el certificado digital de vacunación establecido en Colombia. Es una queja frecuente por estos días. Personas que preparan viajes a Europa llaman desesperadas a los centros médicos en donde fueron vacunadas, para presionar el envío del respectivo reporte a la plataforma Mi Vacuna, porque no pueden descargar el certificado digital, exigido para ingresar a numerosos países.

El ministerio de salud reconoció que el rezago en la carga de datos al sistema es del 32 por ciento. Cuando los ciudadanos llaman a reclamar, los funcionarios de MinSalud responden que la culpa está en las IPS y EPS, que son las que están atrasadas en su tarea de alimentar la base de datos de la plataforma.

A pesar de las dificultades, la certificación digital es un gran paso. El certificado acredita que una persona ha sido vacunada contra Covid-19, y muchos países optaron por exigir esta certificación en formato digital y con estándares de seguridad, para evitar los fraudes y presionar a los indecisos a vacunarse.

Personas que preparan viajes a Europa llaman desesperadas a los centros médicos en donde fueron vacunadas, para presionar el envío del respectivo reporte a la plataforma Mi Vacuna, porque no pueden descargar el certificado digitalObligar a las personas vacunarse es una medida que tiene éxito. El mes pasado se puso en evidencia que la resistencia antivacunas tiene un límite: el riesgo de perder el empleo hace que la mayoría de quienes no quieren vacunarse, cambien de opinión. En el Estado de Nueva York decenas de miles de trabajadores de la salud corrieron a vacunarse antes de la fecha límite que la gobernadora Kathy Hochul estableció para el 27 de septiembre a la medianoche. Y ocurrió lo siguiente: el 20 de septiembre, el 72 por ciento de los trabajadores habían recibido solo una dosis, y se habían presentado manifestaciones antivacunas. El Estado decretó que quien no estuviera vacuna con esquema completo ese 27 de septiembre, perdería su empleo inmediatamente. Pues en cuestión de una semana el 92 por ciento de los empleados se apresuró a recibir la dosis que les hacía falta.

El gobierno de Joe Biden estableció la obligatoriedad de vacunarse para todos los trabajadores públicos. Los trabajadores del sector privado no están obligados, pero deben presentar una prueba negativa periódicamente. La semana pasada, Apple decidió que quienes no estén vacunados y no desean vacunarse, deberán presentar cada día una prueba con resultado negativo. Es una forma de obligarlos a la inmunización.

Decenas de grandes empresas se sumaron a la iniciativa de presionar hasta donde la ley lo permita, la vacunación de quienes se resisten. El argumento no aguanta discusión: prima el interés general sobre la decisión individual y está probado que la vacunación reduce la pandemia. Lo hemos visto en Colombia: la tasa de contagios y la mortalidad bajaron radicalmente en cuestión de meses, en la medida en que la población ha sido vacunada.

Australia, Francia, Inglaterra y Gales, han tomado medidas para la vacunación obligatoria de los trabajadores sanitarios, incluyendo a aquellos que trabajan en residencias de mayores. Son más de 20 los países europeos que tomaron este tipo de medidas.

El Estado de Nueva York fue un paso más adelante y estableció desde el mes de agosto, la obligatoriedad de vacunación para ingresar a teatros, restaurantes y gimnasios. El programa se llama “Key to NYC Pass”, pero hay que aclarar que no es un carné o una app, sino un programa, que incluye varias formas de certificación aceptadas. Las personas podrán mostrar una tarjeta de vacuna en papel, o una aplicación de pasaporte de vacuna de las varias que existen en Estados Unidos. Incluso pueden escanear el certificado de papel y llevarlo como archivo digital en el teléfono.

Cómo obtener el certificado

El procedimiento para obtener el certificado es el siguiente:

  1. Ingresa a la página web de Mi Vacuna (https://mivacuna.sispro.gov.co/)
  2. Alí debe ingresar tipo y número de documento de identidad. Le pedirán otros datos, como fecha de expedición.
  3. Descargar el certificado. Encontrará un código QR para escanearlo con el móvil y portarlo con usted.

Si usted ya recibió el esquema completo y no figura en la plataforma, debe comunicarse con la IPS (Instuticón en donde recibió las vacunas) para exigir que carguen la información respectiva en la plataforma.

El plan de vacunación marcha bien, pero la certificación digital no. El primero y único reporte entregado por el ministerio de salud (a mediados de agosto) indica que 30.000 personas descargan diariamente el certificado digital. No es ni el 1 por ciento del total de personas que ya recibieron el esquema completo. Desde luego, lo más importante es vacunar. Certificarlo digitalmente es un paso menos importante que el primero, pero se invirtió mucho dinero y esfuerzo en la plataforma MiVacuna y hay que garantizar su correcto funcionamiento.

 

«

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *