Las que ganan con el virus

Empresas de tecnología enfocadas en ofrecer servicios de teletrabajo y computación en la nube hacen sonar la caja registradora como nunca antes, en medio de la pandemia.

Por Álvaro Montes

No a todos les va mal en esta crisis. Un grupo de tecnológicas está facturando como nunca, en virtud a que sus productos y servicios son justamente los que hoy se requieren con urgencia: computación en la nube, teletrabajo y compras en línea. Amazon abrió 100.000 nuevos puestos de trabajo para atender el abrupto incremento del comercio electrónico en Estados Unidos, y aumentó en dos dólares más por hora el salario de sus empleados de la tienda, debido al aumento de la carga de trabajo. Pero el negocio de la tienda no es el único que multiplica los ingresos de Amazon por estos días. La línea de computación en la nube y herramientas para negocios, conocida como Amazon Web Services también se ha visto fortalecida, por la demanda de mayores capacidades de almacenamiento y poder de cómputo por parte de miles de grandes compañías que utilizan sus servicios. Bob O´Donell, un analista de Technalysis Research, hizo una aguda observación: el día típico de una persona hoy es trabajar en línea desde la casa utilizando herramientas colaborativas que corren sobre servidores de Amazon: realizan compras en la tienda de Amazon y en la noche se entretienen viendo series de Netflix, que opera sobre la nube de Amazon. Negocio redondo para Jeff Bezzos, uno de los tres hombres más ricos del mundo. Google y Microsoft, segundo y tercero respectivamente en el negocio Cloud en el mundo, también vieron incrementarse los proyectos nuevos y la demanda de ampliación de servicios por parte de sus clientes.

El teletrabajo, al que acudieron improvisadamente millones de organizaciones en el mundo, es quizás línea de negocio que mejor está aprovechando la coyuntura. El producto tecnológico más emblemático aquí es la aplicación para reuniones virtuales, de la que hay numerosas alternativas en el mercado. Acaso la más conocida y de mayor presencia en los mercados mundiales es Microsoft Teams (antes Skype para negocios), que presentó un aumento de usuarios del 70 por ciento durante la última semana de marzo, según reportó oficialmente la compañía.

Marcela Perilla, gerente regional Latinoamérica de Dell Technologies

La demanda de servicios de teleconferencias y reuniones en línea es asombrosa. Webex, que ocupa el tercer lugar mundial en este mercado, informó que, en los meses previos a la llegada del virus a Colombia, el promedio de reuniones en su plataforma era de 27.000 eventos mensuales, en las que participaban 75.000 personas en promedio; en marzo se realizaron 80.000 reuniones en el país mediante esta plataforma, en las que participaron 225.000 usuarios.

Zoom Communications, una empresa fundada en Silicon Valley, ha sido especialmente afortunada en esta cosecha. Al finalizar 2019 tenía diez millones de usuarios de su plataforma de videoconferencias. Su facilidad de uso y disponibilidad hicieron que el número de usuarios saltara en marzo a un poco más de 200 millones, con lo que se posicionó en el puesto número 2 en ese mercado, por debajo de Microsoft Teams. Desde luego, una compañía relativamente pequeña y joven que experimentó semejante brinco iba a tener problemas para satisfacer la demanda y garantizar la calidad y seguridad del servicio. Problemas de intrusión de personas en reuniones y graves huecos de privacidad quedaron al desnudo en este software, y un gran dolor de cabeza debió afrontar su fundador y CEO, Eric Yuan. Pero el valor de la compañía ascendió a más de 30.000 millones de dólares, un incremento del 60 por ciento respecto del valor que tenía la empresa en enero.

Pero no solo programas para reunirse a distancia a través de internet son necesario en el teletrabajo. En realidad, se requieren paquetes completos de trabajo colaborativo, que incluyen servicios de mensajería, porque WhatsApp no tiene casi ninguna utilidad en el mundo de los negocios, y herramientas de productividad que permitan el trabajo colaborativo. Estas “Suites” están alojadas en servidores en la nube y por ellas las empresas pagan suscripciones según el número de empleados que las utilizan, en lugar del viejo modelo de comprar licencias para instalar en cada computador. Zoho, una compañía surgida en Silicon Valley, con 50 millones de usuarios, reportó un incremento del 500 por ciento diario en la utilización de su paquete de aplicaciones colaborativas. Para el caso colombiano, durante el mes de marzo 50 empresas se convirtieron en nuevos clientes de este servicio, como consecuencia de la pandemia.

Javier Castro, gerente de Cisco Colombia

La fuente de esta cosecha repentina es la poca preparación que muchas organizaciones tenían en materia de digitalización al momento de estallar la pandemia. Apurados para acomodarse a las nuevas circunstancias, las empresas están adquiriendo o ampliando la demanda de soluciones de teletrabajo y servicios en la nube. Un estudio de Dell Technologies revelado el año pasado ofrece cifras contundentes del atraso de la economía colombiana en esta materia. Sólo el 3 por ciento de las empresas en Colombia estaban al día en materia de Transformación Digital. Y un dato más revelador es que el 94 por ciento de los directivos de negocios en el país sabían que su organización tendría problemas para satisfacer la demanda en los próximos cinco años. El estudio señala incluso los puntos más débiles de ese 94 por ciento de empresas que no estaban listas: menciona escaso presupuesto y recursos, falta de tecnologías adecuadas para la velocidad de los negocios de hoy, y problemas de privacidad de datos y ciberseguridad, entre otros. “Teletrabajo no es solo llevarse los computadores a la casa”, explica Marcela Perilla, vicepresidenta para Latinoamérica de Dell Technologies. La llamada transformación digital supone cambios en los modelos de negocio, en los procesos y en la cultura corporativa, que muchas empresas no han emprendido.

Las inversiones en tecnología en Colombia no se reflejan todavía en grandes proyectos, aunque en otros países el incremento de la facturación es relevante, explica, Javier Castro, gerente de Cisco Colombia, firma proveedora global de infraestructura de internet y propietaria del software Webex. Este ejecutivo cree que una vez pase esta crisis, el mercado de tecnología se reducirá en alguna medida, tanto en hardware como en software, excepto en algunas líneas como centros de datos y servicios en la nube, que serán más relevantes a partir de ahora.

La fuente de esta cosecha repentina es la poca preparación que muchas organizaciones tenían en materia de digitalización al momento de estallar la pandemia

Afanados por reaccionar ante la emergencia, las empresas adquieren soluciones para el teletrabajo, y la pregunta es si esta modalidad se mantendrá después del Covid-19 o las organizaciones regresaran a los modelos tradicionales de trabajar en las oficinas. Carla García, directora de ventas de Zoho, cree que la tendencia se mantendrá, por razones ambientales y financieras. Por su parte, Marcela Perilla, de Dell Technologies opina que necesariamente los negocios tendrán que reinventarse, tal como se reinventarán los ciudadanos y los gobiernos. “La flexibilidad en el trabajo es común en las multinacionales, y las empresas colombianas deberán aprender a hacerlo”, afirma.

Hay que señalar que la mayoría de las tecnológicas que proveen soluciones para el teletrabajo han facilitado las cosas. Google puso gratuitas las funciones avanzadas de su software para reuniones, para todos los clientes de la G Suite, su paquete de trabajo colaborativo, Zoho dejó en modo gratuito por los próximos tres meses su nueva suite Remotely, y las suscripciones gratuitas de Cisco se incrementaron 700 por ciento.  La idea es permitir que nuevos clientes prueben los productos y asegurar suscripciones en el largo plazo.

Notion, una startup de Silicon Valley que produce software para el trabajo colaborativo a distancia, apenas recién nacida, recaudó en solo 36 horas 50 millones de dólares de Index Ventures, y elevó su valoración desde 800 millones de dólares a 2.000 millones, todo porque su producto principal es ahora más codiciado que nunca en el mundo. Quienes estaban enfocados en el trabajo a distancia, están haciendo fiesta en los días del distanciamiento social obligatorio.

Publicado originalmente en revista SEMANA, edición 1980, abril de 2020

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.