Colombia en la era pos confinamiento

Cómo se reconfigura el país que veremos los colombianos en los próximos meses

Por Álvaro Montes

Mucho se ha hablado de cómo será el futuro tras la crisis actual provocada por el coronavirus. Circulan las frases manidas de la reinvención, la nueva normalidad y la resiliencia, que estamos cansados de escuchar y que se repiten generalmente vacías de contenido, carentes de propuestas concretas, que sean útiles para dar pasos prácticos. Y hay también los anuncios de marketing de quienes aprovechan la ocasión para vender sus productos y servicios. Pero hay voces reflexivas que nos traen propuestas reposadas y posibles. En un reciente foro convocado por la firma KPMG, se reunieron muchas de esas voces, seriamente influyentes en la vida nacional, y se escucharon ideas, no de “reinvención”, sino de reconfiguración factible y urgente del país.

Seleccionamos algunas de las ideas más interesantes, que ayudan a comprender cómo serán realmente las cosas en Colombia, en los meses que vienen.

Competitividad

Probablemente uno de los campos de mayor prioridad en el periodo que viene, para poner al país en ruta de recuperación. La digitalización de la economía es el camino. Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, piensa que existe la necesidad de apostarle a la competitividad para recuperar la senda y contrarrestar indicadores negativos. Para realizarlo, habrá que focalizar parte del trabajo en la adopción de tecnologías avanzadas, digitalización y comercio electrónico. “Hay que asegurar un reentrenamiento del capital humano para la nueva economía y realidad”. El ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo cree que hay que promover nuevas formas de financiación microfinanciera, con soluciones como las Fintech, mediante de cambios regulatorios. Lo mismo en comercio electrónico para tener mercados nacionales e internacionales. Germán Rueda, viceministro de Economía Digital de MinTIC, explicó que parte del trabajo que está haciendo la cartera está enfocado en alcanzar las metas para que la transformación digital tenga el talento humano que requiere. “Por eso vamos a lanzar una iniciativa que busca formar 100.000 mil nuevos programadores en el país”.

Turismo

Uno de los sectores que resultó más golpeado. ¿Qué necesita para reactivarse? Fortalecer tres elementos: Sostenibilidad, turismo rural e infraestructura. Zurab Pololikashvili, Secretario General de la Organización Mundial del Turismo (OMT), cree que Colombia tiene un potencial excepcional que le brindará la oportunidad de crear puestos de trabajo, muy necesarios, cuando se permita el funcionamiento de la industria. El viceministro de Turismo, Julián Guerrero, dice que ya se dieron los pasos claves para la reapertura del sector: apoyos económicos para los distintos actores; protocolos y el sello de bioseguridad turístico. El presidente de Cotelco, Gustavo Toro agrega que “sin transporte difícilmente podrá activarse el sector, si pensamos que en agosto existiera un reinicio de operaciones las proyecciones de Cotelco calculan que hacía finales de año lograríamos una ocupación del 25%, muy baja”.

En la Colombia de los próximos meses hay que atender el grave problema de sostenibilidad ambiental del turismo, que consume entre tres y cuatro veces más agua que la población local y contribuye al 8 % de las emisiones mundiales de CO2, aunque al mismo tiempo, genera el 10.4 % del PIB mundial, representa el 10% de la fuerza laboral y ayuda a frenar la despoblación rural, según señala María Claudia Lacouture, directora Ejecutiva de AmCham Colombia.

Sector rural

El sector respondió bien en la crisis y se sostuvo la producción alimentaria, pero se redujo el consumo y eso golpea los ingresos de los agricultores. Hay que invertir más en el campo, en vías terciarias y en financiación a los pequeños productores rurales. Jorge Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), informó que con las medidas de las cuarentenas preventivas, diez millones de colombianos en informalidad debieron quedarse en sus hogares, sumado a los cinco millones de empleos perdidos en menos de tres meses, lo que golpeó la oferta y eso generó problemas serios a los productores. Colombia tiene 40 millones de hectáreas de frontera agrícola y para todo ese terreno solo hay 175 mil kilómetros de carreteras terciarias. Uno de los grandes elementos de la política de reactivación del Gobierno debe ser la construcción de vías. Hay sectores a los que les fue bien: El presidente de Alquería, Carlos Enrique Cavelier, dio luces de la situación de los lecheros en el país, dijo que la oferta ha cumplido “maravillosamente” y los campesinos productores de leche (300.000 todo el país, de los cuales 50 mil son formales) han estado a tope en la producción.

Hay dos temas gruesos que deben ser abordados con suma urgencia: la pobreza y la corrupción.

Pobreza y desigualdad

Los expertos aseguran que gran parte de la inequidad en el país nace en las brechas del acceso a la educación. La inversión extranjera será clave para una reactivación económica exitosa. La pobreza se ha incrementará seriamente y hay que tomar medidas. Jairo Núñez, investigador asociado en Fedesarrollo, explicó que la pobreza el próximo año podría alcanzar el 33.4%, un incremento de 6,5 puntos porcentuales en el número de personas en esta condición. En cuanto a la pobreza extrema, los efectos harían que se pasara de 7.4% -antes de la crisis- a un nivel aproximado de 10%.

Corrupción

Por razones de ética y principios, por democracia y también porque desincentiva la inversión, especialmente la extranjera. El Procurador Fernando Carrillo cree que “necesitamos instrumentos normativos nuevos que se están incorporando a un proyecto de ley trabajado con el Gobierno”. Entre los instrumentos está la incorporación de figuras como la indemnización por cuenta del daño que hace la corrupción, sobre todo en lo que tiene que ver con los grandes daños sociales que afectan derechos fundamentales y humanos. No solo debe existir una sanción fiscal, disciplinaria y penal, sino que también hay que retribuir a la sociedad por el daño, en términos de “quitarles del bolsillo los recursos que obtuvieron por cuenta de la corrupción a quienes se aprovechan”.

La corrupción representa en el mundo el 5 % del PIB global. Ricardo Triana Soto, director ejecutivo del Consejo de Empresas Americanas (CEA), dice que quienes invierten en un país corrupto, sufren sobrecostos de 20 % en comparación de países que no se consideran corruptos. Esa corrupción genera una pésima reputación a los países y desestimula la inversión extranjera. Para contextualizar, Triana recordó que Colombia ocupa el puesto 96, entre 180 países, en el índice de Transparencia Internacional. Es decir, estamos bastante lejos de los países más limpios y transparentes.

 

 

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.