Las duras barreras que enfrentan las mujeres emprendedoras

Se abren paso en un mundo todavía dominado por hombres, y aunque reciben menos apoyo financiero, consolidan negocios digitales exitosos.

Realmente las cosas son más difíciles para ellas que para ellos; también en el mundo del startup y de la economía digital. En el sector del “venture capital”, los fondos de inversión que apoyan el emprendimiento solo han colocado el 6,9 por ciento de sus recursos en negocios fundados por mujeres. En el sector financiero, los bancos le prestan menos. Por ejemplo, en microcrédito 800.000 pesos menos en promedio que a los hombres; en crédito de consumo los bancos prestan 250.000 pesos menos que a los hombres; y en vivienda, 16 millones de pesos menos, según datos de la Vicepresidencia de la República.

Un estudio de Endeavor, una incubadora de emprendimientos, sobre las brechas de género en el sector de tecnología en América Latina, encontró que en tres ciudades – Bogotá, Ciudad de México y Buenos Aires – solo el 23 por ciento de los emprendimientos cuenta con mujeres en el equipo fundador y solo el 9 por ciento fue fundado por una mujer o un equipo enteramente femenino.

Las mujeres en el emprendimiento deben enfrentar serias barreras. El financiamiento es una de ella. “Entre el total de empresas tecnológicas identificadas en las ciudades objetivo que fueron fundadas sólo por hombres, el 53 por ciento ha obtenido acceso a capital, mientras que para las empresas fundadas por una mujer o por equipos con al menos una mujer entre sus fundadores, esta proporción se reduce al 43 por ciento“.

Pero el equilibrio – o la imposibilidad de lograrlo – entre la vida laboral y la personal, puede ser una de las barreras más fuerte. Una parte importante del “networking”, es decir, la generación de lo que hoy se conoce como capital relacional (contactos, relaciones, apoyos) se construye en espacios fuera de la oficina, en horarios nocturnos y en sitios de socialización (cocteles, cenas, bares) en los que muchas mujeres no pueden participar debido a que en casa se encargan de la atención de la familia.

La incorporación de más mujeres en puestos laborales favorece el desempeño positivo de las empresas y contribuye a una mayor comprensión de cualquier reto al que se enfrenta una compañíaLa mayoría de los emprendimientos tecnológicos son creados por hombres con formación STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), un campo en el que las mujeres tienen una menor presencia. De ahí que está en auge la presión sobre los gobiernos para estimular y comprometerse con el acceso a educación STEM para niños y niñas, por igual, un punto débil actualmente en los sistemas educativos latinoamericanos.

Datos del Banco Mundial muestran que el 52 por ciento de las mujeres tienen empleo, mientras el 80 por ciento de los hombres participan de alguna manera en el mercado laboral. A mayor diversidad de voces colaborando en el diseño de estrategias, más probabilidades de éxito. “La incorporación de más mujeres en puestos laborales favorece el desempeño positivo de las empresas y contribuye a una mayor comprensión de cualquier reto al que se enfrenta una compañía“, sostiene el estudio de Endeavor.

Sandra Rubio, emprendedora colombiana y fundadora de Imix, una Fintech que trabaja en el área de inclusión financiera, advierte que, del total de las empresas que se constituyen ante Cámara de comercio, 48 por ciento son fundadas por mujeres; pero luego, en las empresas que renuevan su registro, la cifra baja al 38 por ciento. “Hay mucha participación de las mujeres en la creación de las empresas, pero esas empresas no sobreviven tanto“.

Rubio tiene una reconocida trayectoria en negocios de tecnología y ha promovido la perspectiva de género en el sector. Participa en Women Founders, una asociación de mujeres empresarias y en Mujeres Fintech, una organización enfocada también en el fortalecimiento del capital relacional entre mujeres, dado que es crucial la construcción de redes de contactos relevantes en el ecosistema emprendedor. “Las mujeres tenemos que aprender de la parte financiera y los hombres deben aprender a balancear mejor sus vidas, aprender a cuidar a sus familias“, afirma.

Desde luego, las cosas en este punto tienden a mejorar. Cada vez más mujeres se lanzan a la aventura del emprendimiento. Wayra, el brazo de acompañamiento al emprendimiento digital de Telefónica Movistar, apoya varios emprendimiento fundados y liderados por mujeres, como ePayco, una solución de pagos en línea; Viajala, un metabuscador de vuelos y hoteles para varios países latinoamericanos y España; Alkilautos, un portal especializado en renta de vehículos; Dashfleet, una plataforma para servir al transporte masivo; Vendty, un sistema de puntos de venta (datafonos) y otros servicios para el comercio; así como Imix, que ofrece servicios de pagos digitales.

 

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.