Las tecnologías que nos gustan calientan el planeta

A pesar de los innegables esfuerzos por hacer más sostenible la producción, las tecnologías de consumo más populares todavía impactan negativamente sobre el calentamiento de La Tierra.

Google y Apple alimentan con energías limpias todas sus fábricas y oficinas. Tesla produce vehículos eléctricos en gran escala. Se han eliminado ingredientes tóxicos y contaminantes en la fabricación de teléfonos, como el retardante de bromo y otros muy temibles, que ya no se utilizan. Pero, al parecer, todavía no es suficiente. Un estudio de la Universidad McMaster de Canadá, estimó la contribución de la industria de teléfonos al calentamiento global y encontró que a pesar de la adopción de prácticas industriales sostenibles, el tamañao de las pantalals, que es cada vez mayor (ahora estamos en una media de 5.5 pulgadas), así como sus mayores prestaciones y consumo de energía, elevarán hasta el 14 por ciento del total mundial la producción de CO2 provenienets de los smartphones.

Producir un teléfono requiere todavía la minería de materiales polémicos, como el tantalio (extraído del coltán, que está en la picota pública por la deforestación de las selvas tropicales para obtenerlo), el alumnio y el litio.

Otra popular tendencia tecnológica de nuestros días que entra en la galería de la fama de calentadores del planeta es el bitcoin. Sabemos que minar bitcoins consume mucha electricidad. Pues bien, durante el presente año, la minería de criptomonedas calcanzará el 0,5 por ciento del consumo energético del mundo, según publicó la revista Joule.

De hecho, la minería se ha vuelto asunto de grandes corporacioens capaces de financiar tal consumo energético. cada vez quedan menos mineros que lio hacen en casa, con unas viejas máquinas, a la antigua usanza

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.