El dron que sorprende

Probamos el Mavic Mini, de DJI, un dron para uso doméstico, cuyas prestaciones hacen que valga la pena tener uno en casa. Estas son nuestras impresiones.

Por Álvaro Montes

La compañía china DJI es el mayor fabricante mundial de drones, con casi el 70 por ciento del mercado. Es líder de la industria y reconocido por dispositivos que se usan en agricultura, minería, cine y otras actividades, y con el Mavic Mini, uno de los dispositivos de vuelo no tripulado más pequeños, quiere conquistar los hogares y dominar el segmento semiprofesional. Sus prestaciones son de lo más avanzado para su categoría: grabaciones en Full HD, alcance de 4 kilómetros, estabilizador de tres ejes en la cámara y gran precisión GPS.

Compacto y liviano, el Mavic Mini pesa 249 gramos, incluida la batería. No obstante su tamaño y peso, es resistente y veloz.

Lo primero que hay que mencionar es su peso: 249 gramos exactamente, un gramo por debajo de la media libra, que es el peso a partir del cual en Colombia y en muchos otros países se necesita gestionar una licencia para operar drones. Así que no habrá que ocuparse de trámites engorrosos ante la Aerocivil. Y ese peso reducido le permite 30 minutos de vuelo, tiempo suficiente para los videos que queremos realizar: momentos familiares, recorridos recreativos y trabajos para el social media, porque la cámara graba en calidad Full HD (exactamente 2.7 K en 30 cuadros por segundo y toma fotos fijas en 12 megapixeles) y su estabilizador de tres ejes permite producir filmaciones suaves y fluidas, con resultado profesional. Ya les mostraremos unos ejemplos propios.

Lo interesante de grabar videos con drones es la posibilidad de hacer tomas en perspectivas nuevas, imposibles con cámara en mano; no es solo “desde arriba”, sino persiguiendo a un objetivo, o siguiéndole en reversa, delante de él, o hacer giros perfectos alrededor de un objeto. Los amantes del cine disfrutamos hacer picadas, combinadas con acercamientos de cámara y otros malabares. Incluso es posible salir del modo automático y decidir manualmente la velocidad de obturación ey el ISO para la fotografía fija.

Para conquistar el mercado de consumo se necesita el fundamental elemento “facilidad de uso”, en lo que DJI acertó con la aplicación DJI Fly, (disponible para iOS y Android), que permite monitorear desde la pantalla del teléfono la telemetría (velocidad, distancia, altura) y gestionar el dron: programar rutas mediante plantillas de vuelo, seleccionar entre varios modos de vuelo, editar los videos y controlar un montón de detalles. Pero – y creo que es lo más relevante en cuanto a facilidad de uso – el

El mando, el teléfono y el dron se comunican perfectamente. La curva de aprendizaje es sencilla y rápida.

Mavic Mini viene con un mando propio, similar al de las consolas de videojuegos, con dos joysticks que hacen sencillo operarlo a distancia. El mando tiene varios botones, para elevar el dron, desplazarlo horizontalmente, para tomar fotos, iniciar grabación de video, entre otras acciones. El dron, el mando y el smartphone se comunican fácilmente.

El modo básico es el recomendado para aprender a utilizar el dispositivo. El modo sports es para grabaciones a gran velocidad y el modo CineSmooth permite grabaciones delicadas y suaves, tipo cine. Desde la aplicación se pueden seleccionar movimientos pre configurados, como cohete, en el que el Mavic asciende en vertical con la cámara apuntando hacia abajo; órbita, que traza un círculo completo alrededor del sujeto a una altura y distancia constantes; dronie, que vuela hacia atrás y hacia arriba con la cámara siguiendo al objeto; y espiral, que traza una espiral ascendente alrededor del objeto mientras se aleja.

El tamaño del Mavic Mini es una cualidad maravillosa para caminantes, amantes de la bicicleta y viajeros, que pueden llevarlo consigo porque cabe en una bolsa pequeña. El dispositivo es compacto y liviano y viene en un estuche con el mando y las baterías, que puede llevarse en un pequeño morral.

Lo interesante de grabar videos con drones es la posibilidad de hacer tomas en perspectivas nuevas, imposibles con cámara en mano

Recomendaciones esenciales para utilizar drones recreativos: Se requieren buenas condiciones meteorológicas, sin lluvia, sin niebla. Hay que respetar la privacidad de las personas. Aunque este dron, por su peso y tamaño, está permitido en áreas urbanas y en medio de edificaciones, no debe invadirse la intimidad de los vecinos ni utilizarse para fisgonear. DJI tiene una política de seguridad de datos interesante: los datos quedan en el teléfono del usuario y el usuario los controla todo el tiempo, no el fabricante del equipo.

El video promocional de la compañía ofrece un vistazo de las prestaciones del Mavic Mini y de sus variadas posibilidades de uso:

En centros comerciales de electrónica de consumo se consiguen drones más pequeños y de menor precio, pero no son más que juguetes, que pueden alejarse unos pocos metros y su batería no alcanza los 10 minutos. Y ni hablar de la calidad del video. El Mavic Mini es otra cosa. Semiprofesional, con prestaciones avanzadas y producido por el fabricante de mayor reputación del mundo, que lidera las ventas en los segmentos profesionales con su línea Phantom de drones de alto desempeño. La familia Mavic de DJi tiene otros drones de mayor capacidad, como el Mavic Pro. Los expertos de APD (Asociación de profesionales de drones), consideran al Mavic Mini el mejor dron del mundo en esta categoría.

 

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.