Periodismo envenenado por el virus maligno de las redes sociales

2019 será una pesadilla de noticias falsas, matoneo político y uso enfermizo de las redes sociales para intoxicar el ambiente político.

El panorama vergonzo de la cultura digital será peor este 2019. Se evidencia por distintas fuentes: una, la viralización conflictiva que tuvo lugar la semana pasada en Estados Unidos, cuando grupos de manifestantes racistas y conservadores que apoyan a Trump se cruzaron frente al monumento de Abraham Lincoln en Washington con nativos americanos que protestaban. Los medios, los más importantes del mundo, mostraron su abyecta adicción a Twitter, y se sumaron sin examinar ni verificar, a la ola de mentiras que se viralizan en las redes y polarizan las discusiones, y la opinión pública norteamericana vivió días de tensión por algo que en realidad fue una noticia inflada desde una cuenta falsa en Twitter. En síntesis, la tensión entre los grupos de manifestantes fue más grave en los trinos de uno y otro lado escritos desde cuentas falsas, que lo que en realidad ocurrió en la calle ese día.

Farhad Manjoo, columnista de tecnología de The New York Times, invitó a los periodistas a retirarse de Twitter inmediatamente, en su última publicación en ese importante medio. “Amigos, reporteros, familiares: es hora de que todos los periodistas consideremos desligarnos de lo que sucede a diario en Twitter, la red social más nociva del mundo”, comienza su columna del pasado 26 de enero. “No tienes que renunciar a ella por completo, pues eso es imposible en el negocio actual de las noticias. Mejor publica menos e investiga más”, agrega.

El incidente que provocó todo este barullo fue inflado por trinos diversos – procedentes de cuentas falsas – que los medios reprodujeron y amplificaron. Al final no hubo agresiones serias, o no fueron tan graves como se dijo, entre los manifestantes de los bandos que se cruzaron en Washington, pero Estados Unidos vivió días de encendida polémica gracias a la “viralización”. Los medios norteamericanos se lamentaron de haber ayudado a polarizar a partir de Twitter y ahora quieren enmendar. Pero mañana habrá otro trino radical y los periodistas correrán a reproducirlo.

2019 será una pesadilla de noticias falsas, matoneo político y uso enfermizo de las redes sociales para envenenar el ambiente político.

En Colombia ocurre lo mismo: cada pendejada que dice Álvaro Uribe Vélez podría quedarse allá, encerrada en el círculo de sus “followers” (que sabemos que son solo la mitad de los que dice en su cuenta, la otra mitad son seguidores falsos) y no pasaría nada. Pero los medios reproducen y hacen eco de cada idiotez que sale en las redes. Convierten en noticia lo que no es noticia. Se alimentan de la enfermedad de las redes sociales y la vuelven una pandemia que afecta a todos los colombianos.

Dos: Los análisis de seguridad y privacidad que realizan los expertos indican que en el año en curso, que apenas va por su primer mes, las cosas se pondrán peor que en 2018 y anteriores. Adalid, una empresa  especializada en seguridad de la informaciíon, basada en Bogotá y de reconocida reputación, prevee el siguiente escenario en 2019:

Incremento de delitos contra la integridad moral (injuria y calumnia en redes sociales): para el año 2019 habrá una tendencia al alta, relacionada directamente con las agresiones delictuales entre los usuarios de las diferentes redes sociales frente a temas de opinión y aquellos que se tornan políticamente incorrectos, cuya consecuencia será la vulneración directa e indirecta de derechos fundamentales a los afectados y con ello el aumento de denuncias por injuria y calumnia así como la pérdida de intimidad y riesgo de daño físico a los afetados en estos medios por las agresiones presentadas.

Desbordamiento de Fake News: si el 2018 fue el año de las noticias falsas y engorrosas para los medios de comunicación, el año 2019 será el año en el que se consolide esta tendencia y por tanto habrá problemas de seguridad de la información en cuanto a su integridad, que pueden llegar a afectar a personas, empresas, sociedad civil y hasta al mismo Estado, careciendo de controles efectivos de seguridad en contra de estas.

Las previsiones de Adalid se basan en el análisis de datos recientes y coinciden con las conclusiones a las que llegaron otras firmas en el resto del mundo. 2019 será una pesadilla de noticias falsas, matoneo político y uso enfermizo de las redes sociales para envenenar el ambiente político.

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.