MinTic: Hay vida más allá del proyecto de ley de modernización

La ministra Sylvia Constaín respondió a cada uno de los cuestionamientos que ha recibido su proyecto de Ley de reforma del sector, el cual aspira a que sea aprobado en breve, después de tres intentos, en el Congreso de la República.

La jefe de la cartera de TIC quiere mostrar que en ese ministerio se hace mucho más que solo promover el proyecto de ley. En los medios solo se habla de eso y la opinión pública tiene la impresión de que hacer pasar este proyecto se ha convertido en una obsesión del gobierno. En entrevista con SEMANA, la ministra ofreció nuevos ángulos del debate y expuso en detalle sus argumentos. Esta semana podría definirse el destino de la iniciativa en el Congreso.

En MinTic se hacen más cosas, además de promover un nuevo marco normativo. En mayo habrá una página única del Estado colombiano para todos los trámites ciudadanos, y entrará en operación el Centro para la Cuarta Revolución Industrial, entre otras novedades relacionadas con apropiación social de las tecnologías y transformación digital del Estado. No obstante, el polémico proyecto de Ley de reforma del sector es, desde luego, pieza fundamental de la política del actual gobierno, junto con la recién anunciada subasta de nuevas bandas de espectro, que serán asignadas antes de terminar el presente año, y con las que se espera dar un salto en la calidad de las telecomunicaciones en el país. Sylvia Constaín respondió cada una de las fuertes críticas que el proyecto de Ley ha recibido, entre ellas las relacionadas con la reducción de ingresos del Estado, la ampliación a veinte años de las licencias de explotación del espectro y la escasa presencia de la sociedad civil en el diseño del proyecto de ley.

Álvaro Montes: La noticia del momento es que usted pone en marcha el proceso licitatorio para asignar más espectro a los operadores de telecomunicaciones. ¿Por qué esta es una buena noticia?

SYLVIA CONSTAÍN: Las comunicaciones corren sobre unas autopistas, que son las bandas del espectro, y este año vamos a asignar unas nuevas. La más interesante es la banda de 700 MHz. Pusimos para conocimiento público el cronograma que tenemos para la subasta de las bandas de 700 y de 1900, que asignaremos antes de finalizar el año, y la noticia es importante porque no hay peor espectro que el que no se esté usando. Viajo mucho a las regiones y veo que en muchos lugares la conectividad es muy limitada, y cuando uno sale del casco urbano pierde conectividad, no únicamente en datos sino en voz. Colombia tiene oportunidades de mejorar y la forma de hacerlo es, claramente, mediante mayor inversión, lo cual lograremos con el proyecto de Ley de modernización del sector, y con la asignación de espectro.

Álvaro Montes: ¿Cuál es la expectativa económica del ministerio con esta subasta?

SYLVIA CONSTAÍN: La respuesta a esa pregunta cambia con y sin proyecto de Ley. La forma como se asigna espectro hoy en Colombia, es con el criterio de la maximización del ingreso financiero; es decir, quién es el proponente que más flujo de caja tiene y que más dinero puede pagar. El proyecto de Ley que estamos proponiendo toma las mejores prácticas internacionales, que consideran que este activo no se debería usar para maximizar el ingreso financiero, sino para maximizar el bienestar social. En este caso se mira cuál es la propuesta que más cierra la brecha digital, la que más gente conecta y la que mejora la conectividad en Colombia.

El proyecto de Ley propone una asignación del espectro por veinte años. Hoy está a diez años. Chile, por ejemplo, asigna espectro por treinta años, que era también nuestra propuesta originalmente, pero la bajamos hasta por veinte años, lo que de todos modos duplica el periodo de asignación actual y, por tanto, las inversiones serán más grandes, porque si usted tiene un activo durante veinte años podrá invertir mucho más que si lo tiene durante diez años, porque la certidumbre jurídica es mayor. Sin proyecto de ley, se asigna a quien más plata tenga, y con proyecto de ley se asigna hasta por veinte años y con el criterio de maximizar el bienestar social, mirando cuáles son las propuestas que más cierran la brecha digital.

Álvaro Montes: Hablemos del proyecto de Ley, que ha resultado controvertido y ha recibido numerosas críticas. ¿Por qué se convirtió en la bandera principal del ministerio?

SYLVIA CONSTAÍN: No nos hemos inventado nada; así es como se está haciendo en todo el mundo. El hecho de que haya bajado la inversión quiere decir que hay un problema. Tenemos que hacer algo, tenemos que modernizar el sector y el proyecto de ley de modernización es una gran oportunidad para poner a Colombia al nivel de los países que están más avanzados en esta materia. Pero si modernizáramos el sector y tuviéramos la Ley, pero no tuviéramos espectro, no pasaría nada. Lo extraordinario del momento que estamos viviendo es que podemos dar un salto en términos del marco jurídico e institucional que mejora las condiciones de inversión, y además tenemos la herramienta específica que es el espectro, que nos permite aprovechar ese esfuerzo legislativo; las dos cosas en el mismo momento.

Álvaro Montes: Nadie discute la urgencia de aliviar las cargas a los operadores, pero el proyecto se centra en hacer el país más atractivo para la inversión, como si eso solo, por carambola, resolviera todos los demás problemas de las TIC en el país, como apropiación social, producción de contenidos, entre otras. ¿No es exagerado pensar que con solo aliviar la carga a los operadores se solucionará todo?

SYLVIA CONSTAÍN: El proyecto de Ley es una herramienta de una política, pero no es la política. Nuestra política tiene cuatro ejes: el primero es la generación de un entorno favorable para el desarrollo de las TIC, y el proyecto de Ley es importante allí. Pero hay otras cosas. El segundo eje habla de tener ciudadanos y hogares empoderados de la tecnología. Que los colombianos utilicemos la conectividad no solo para mandarnos mensajes en Whatsapp, sino para aprender un segundo idioma, aprender a programar o comenzar emprendimientos competitivos. Y con o sin proyecto de Ley, ya estamos haciéndolo. Tenemos un programa que se llama Programar para niños, y en escuelas públicas estamos entrenando profesores para que ellos enseñen a los niños a programar, y este año llegaremos a docemil niños en todo el país. El tercer eje es conectividad social digital, que incluye programas específicos para población en condición de discapacidad, y programas de subsidios basados en Sisben para asegurarnos que la población más vulnerable tenga acceso a la sociedad digital. Y el cuarto eje es el de transformación digital. Al finalizar el presente mes estaremos inaugurando en Medellín el Centro de la Cuarta Revolución Industrial, que trabajará en tres temas fundamentales para el futuro del país: Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas y Blockchain. Pero quiero resaltar que la conectividad es fundamental, porque cuando usted tiene veinte millones de colombianos que no tienen acceso a la banda ancha, estos esfuerzos que hacemos en los otros ejes requieren resolver ese problema. Por eso es tan relevante el proyecto de Ley.

Álvaro Montes: Entonces, ¿el proyecto de ley es solo un ingrediente más?

SYLVIA CONSTAÍN: Fíjese que el proyecto de Ley no es lo único. Ya hicimos también la consulta sobre un decreto de asociación público privada en el sector de las TIC, porque las APP han sido utilizadas tradicionalmente en el sector de infraestructura, pero no en tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Estamos creando ese marco jurídico para que el sector privado pueda llegarnos con propuestas y soluciones. Tendremos esa nueva herramienta de asociación público privada para traer hacia el gobierno soluciones que, en ausencia de este marco jurídico, no existirían. El proyecto de Ley ha absorbido un poco la atención, pero no la acción. Estamos actuando en todos los ejes.

Álvaro Montes: Una crítica grande al proyecto de Ley es la reducción de ingresos por las nuevas facilidades para la inversión y por los alivios en las cargas tributarias para los operadores de telecomunicaciones y los canales privados. Germán Vargas Lleras calcula que serán 118.000 millones de pesos menos en las arcas públicas.

SYLVIA CONSTAÍN: No hay ningún alivio de ninguna carga tributaria en ese proyecto de Ley. Eso no existe. Lo que hay, claramente, es la extensión del periodo de asignación del espectro que permite competir con los demás países, entendiendo que somos parte de un ecosistema global, el cual fija estándares para unos recursos que son limitados en el planeta, y estamos compitiendo con otros países por esos recursos de inversión, y nos estamos volviendo más competitivos. Extender a veinte años nos hace más competitivos y genera más inversiones que las que se generan con una inversión a diez años.

Cuando se habla de una reducción de las arcas, tienen razón, porque vamos a pasar de un modelo en donde usamos el espectro como una herramienta de recaudo, a usarlo como una herramienta de bienestar social. Usted qué prefiere: ¿tener plata en un fondo, o tener más gente conectada y conectada mejor? Esa es la decisión. Nuestro objetivo no es recaudo, sino bienestar social. Si eso quiere decir que tendremos menos plata en un fondo, posiblemente. No necesariamente, pero posiblemente. Pero contra una maximización del bienestar social.

Álvaro Montes: ¿Eso quiere decir que, en la licitación, los proponentes tendrán que incluir subsidios y soluciones sociales con proyectos para la población más vulnerable? ¿Es eso lo que espera el ministerio?

SILVIA CONSTAÍN: Totalmente. Hoy la ley nos limita la capacidad de análisis al recaudo. Pero esa maximización del ingreso financiero no redunda en una maximización del bienestar social. Lo que el proyecto de Ley dice es que este bien público no es un activo de recaudo. Nosotros no somos la DIAN. Somos un ministerio que promueve el bienestar social, y por eso pedimos en la subasta que incluyan propuestas con base en esas condiciones, incluyendo desde luego cobertura y calidad. No vamos a escoger al que más dinero tiene en el banco, sino al que más gente va a conectar y al que más bienestar va a generar.

Álvaro Montes: Otra crítica es la ausencia de sociedad civil en el diseño del proyecto de ley, que está muy centrado en atender los intereses del sector privado. La sociedad civil, las ONG y la academia no se sienten representadas en el proyecto de Ley.

SILVIA CONSTAÍN: Desde el 2014 la OCDE nos pidió un regulador único. En el gobierno pasado se intentó una ley de convergencia, así que este es un tema que se está discutiendo hace seis años y mientras tanto los demás países en ese mismo tiempo han hecho la tarea. Desde el 19 de septiembre del año pasado, cuando nosotros radicamos el proyecto de ley en el Congreso, se han venido realizando audiencias públicas, en la página del ministerio hay una sección para comentarios al proyecto, y a través del diálogo constante con los congresistas se han ajustado elementos y preocupaciones que existían, y lo que hemos hecho es mejorarlo. Pero en diciembre pasado, cuando no logramos el último trámite en el Congreso, vimos que, si existía esa sensación de que hay que seguir discutiendo el tema, dijimos vamos y hablemos con las personas. Hicimos convocatorias abiertas y de estas reuniones llegamos, como equipo, re energizados, porque cuando terminamos el año pasado, cuando me decían ´¿cuál es la urgencia con este proyecto de ley?, se lo digo muy sinceramente, llegué a pensar que tal vez estábamos equivocados nosotros, que tal vez no era un tema urgente y a la gente tal vez no le importaba; pero después de ir a  dieciséis lugares y después de los talleres Construyendo país, llegamos aún más convencidos que podemos y tenemos que conectar, que es algo que las regiones están clamando. Desde Bogotá es muy fácil decir ‘cuál es la urgencia’. Pero los que no tienen conectividad sienten que eso es urgente. Y tenemos clara la ruta: hay que modernizar el sector y hay que asignar espectro. Lo que está en manos del gobierno, va a pasar, vamos a asignar espectro, y aspiramos a que lo que está en manos del Congreso también suceda.

Álvaro Montes: ¿Por qué no se toca en el proyecto de Ley a las OTT, a los servicios tipo Netflix?

SYLVIA CONSTAÍN: Buena pregunta. Hay que tener claridad sobre qué hace y qué no hace el proyecto de ley. Hay muchos otros temas que están en la mesa del sector y que no se incluyeron en el proyecto. Cuando nos sentamos a diseñarlo, decidimos escoger lo esencial, lo fundamental para tener un sector competitivo. El proyecto es un marco jurídico para promover la inversión, pero no pretende ser la solución a todos los problemas del sector. El proyecto busca fortalecer la capacidad del Estado para asegurar que las autopistas de comunicación sean las mejores posibles, las más rápidas y las que llegan a los lugares más lejanos. Pero lo que va sobre esas autopistas, esa es otra discusión. Si ha sido difícil dejando en el proyecto solamente lo esencial, ¿usted se imagina cómo habría sido, si metemos los demás temas del sector?

El tema de las OTT tiene dos elementos; por un lado, el principio de neutralidad de la red, que nos impide decidir como ministerio lo que debe ir o no sobre las redes. Por otro lado, las decisiones sobre las OTT no las puede tomar un solo país, sino que deben tomarse de manera ampliada. Por eso en la OCDE hay un programa que mira todo el ámbito tributario de las OTT. Y, finalmente, aunque suena muy linda la idea de regular a las OTT, la realidad es que cada OTT es un mundo propio. No se puede regular – si es que se requiriera regular – un servicio de transporte igual a como se regula un servicio audiovisual o uno de alojamientos. Queremos ser un país que promueve la innovación, y si metemos algo tan innovador e impredecible en una ley, terminamos poniendo barreras a la innovación.

Álvaro Montes: Se ha acusado al proyecto de promover un superministerio, muy poderoso, que pone en riesgo la independencia del regulador.

SYLVIA CONSTAÍN: Lo que estamos haciendo es unificando los dos reguladores. Hace quince años en el televisor solo se veían contenidos, y había un regulador para eso. Y el móvil sólo servía para hacer llamadas, y había un regulador de comunicaciones. Eso tenía todo el sentido del mundo. Pero hoy los dispositivos se utilizan para ver contenidos, para hacer reuniones, llamadas y comunicaciones, recibir noticias, en fin. Lo que hace el proyecto de Ley es crear un regulador que reconozca el hecho de que el sector evolucionó mientras la institucionalidad del sector no lo hizo.

Y asimismo estamos unificando los dos fondos, el de Fontic y el de televisión, pero si había algún tipo de preocupación por los fondos de televisión, el proyecto dispone que los recursos para la televisión y la radiodifusión pública están garantizados y salvaguardados. El máximo nivel que ha tenido la televisión en los últimos años a través de FonTV es el mínimo nivel que va a tener de aquí en adelante, incrementado por el IPC.

Álvaro Montes: Algunos creadores de contenidos temen que se quedarán sin incentivos y apoyo …

SYLVIA CONSTAÍN: Para nada. El proyecto expresamente lo dice: se mantiene la autonomía de los canales regionales para la generación de contenidos. Nadie se está metiendo con la generación de contenidos. Pero adicionalmente, el proyecto genera recursos adicionales para la generación de contenidos multiplataforma, de interés público y cultural, desde las regiones. Eso es algo que no existe hoy en el fondo. Por donde se mire, estamos fortaleciendo tanto la televisión pública como la generación de contenidos multiplataforma.

Álvaro Montes: ¿Cree que esta vez sí pasará el proyecto en el Congreso? ¿Cómo está el ambiente en los pasillos del Congreso?

SYLVIA CONSTAÍN: Este es un proyecto de construcción de país. Es un proyecto que cualquier persona que hubiera llegado a este ministerio habría hecho. Nadie está esperando a Colombia. Los demás países se están conectando. Para mí es muy difícil ver que hay un escenario en el que el país tome la decisión de quedarse atrás, de no conectar a millones de colombianos. Hay decisiones políticas, pero yo creo que esta decisión, posiblemente como ninguna otra, es una decisión de construcción de país.

Álvaro Montes: ¿Cómo se prepara el gobierno para esa transformación digital?

Transformación Digital empieza por casa y eso quiere decir que el gobierno tiene que hacer un trabajo muy importante. Tenemos la ventaja de tener un consejero presidencial para la transformación digital, quien nos organiza como gobierno, y sacamos una directiva presidencial el 2 de abril, que orienta los pasos a seguir. Lo que buscamos es que el relacionamiento entre el ciudadano y el Estado cambie completamente. El ciudadano siempre tiene que ir a buscar al Estado. Vamos a voltear ese ponqué al revés; ahora el centro será el ciudadano, para que él pueda dedicar tiempo a su familia, a su empresa y así mismo, y no al Estado. Tendremos una página única del Estado, hoy hay 1.500 páginas del Estado y el ciudadano debe buscar en todas ellas lo que necesita. Nuestra iniciativa de identidad digital permitirá que, mediante autorización de cada ciudadano para el uso de sus datos, en lugar de tener que hacer una fila para matricular a sus hijos en el colegio, el ciudadano recibirá un mensaje en donde le dicen: su hija ya tiene cinco años y es momento de que ingrese a la escuela y la hemos matriculado en esta institución educativa. O le llegará un recordatorio de la siguiente vacuna pendiente, con indicaciones del centro de salud más próximo.

Ya estamos en pruebas piloto de esto. Como usted imaginará, la arquitectura para esto es compleja, no se trata de una gran base de datos en la que está toda la información, sino de un sistema de interoperabilidad mediante el que se accede a la información. Esto no sucede de un día para otro. Tenemos situaciones en donde en una misma entidad de gobierno hay problemas de interoperabilidad. Ya sacamos el manual de interoperabilidad, que es obligatorio para todas las entidades del orden nacional y tenemos un memorando de entendimiento con la rama judicial. En mayo lanzaremos la página única del estado colombiano.

Publicado originalmente en revista SEMANA, edición 1930, abril de 2019

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.