Mazda CX-30: Así es el entorno digital de los autos de hoy

Probamos este vehículo premium de la firma japonesa, y estas son nuestras impresiones acerca del diseño y la conectividad.

Por Álvaro Montes

Inauguramos un nuevo tema de noticias y análisis en Tecnívoro. Los automóviles estarán más presentes en esta plataforma, no desde la perspectiva automotriz, sino desde el ángulo digital, que cobra cada vez mayor relevancia en esta la industria. Las interfaces digitales, el entretenimiento a bordo y la conectividad del vehículo ocupan hoy un importante espacio en las decisiones de compra de los consumidores, y esperamos ofrecer conceptos de valor y evaluaciones sinceras, como hacemos con todas las máquinas que tenemos oportunidad de probar.

El CX-30 pertenece a la categoría SUV (sport utility vehicle, en inglés) compactas, una de las gamas de mayor crecimiento en el mercado colombiano, y a la que pertenecen una de cada dos camionetas vendidas en el país. Los vehículos de esta categoría, en cierto modo, ofrecen lo mejor de dos mundos: se pueden llevar a terrenos irregulares, trochas no tan estrambóticas, gracias a la tracción en las cuatro ruedas, pero con el confort y el grato diseño interior de un buen automóvil urbano.

El sistema Mazda Connect es compatible con Android, y se puede conectar el iPhone sin problema. Una pantalla TFT de 8,8 pulgadas despliega los menús de información que necesitemos: los iconos del teléfono, la lista de estaciones de radio FM, o el mapa, bien sea de Waze o de Google.

Conducir este vehículo es una experiencia deliciosa, especialmente para quienes no somos conocedores de la ingeniería automotriz. Puedo compartir la experiencia como conductor, que resumo en: sensación de seguridad en la carretera, el placer de interactuar con el entorno digital del vehículo, y la comodidad interior.

Conducción segura

El vehículo dispone de un sistema proactivo llamado i-Activsense, de enorme utilidad, Por ejemplo, nos alerta cuando percibe que estamos saliéndonos del carril.  Literalmente se siente al volante tirar un poco para enderezar el rumbo. La primera vez que ocurrió tuve una súbita sensación – por una fracción de segundo – de que perdía el control del auto. Rápidamente entendí las ventajas maravillosas de este comportamiento. Si un conductor sufre un micro sueño, esta característica podría salvarle la vida. Tiene Asistencia de Crucero y Tráfico, Control de velocidad de crucero adaptativo y alerta de Distancia y Velocidad, entre otras características que enriquecen el nivel de seguridad.

El diseño Kodo, original de Mazda, ha recibido galardones, por el concepto estético.

La caja automática se comporta muy bien en las carreteras colombianas. Suficiente potencia en todo momento, en ascensos y curvas, y ningún problema para sobrepasos rápidos.

Por su seguridad, ha obtenido galardones internacionales. La Maza CX-30 obtuvo el premio Top Safety Pick, del IIHS (Instituto de Seguros para la Seguridad en Carreteras), por su nivel de seguridad en pruebas de choque; y el reconocimiento cinco estrellas de Euro Ncap, por su seguridad sobresaliente en pruebas de choque frontal y lateral.

El fabricante dotó este coche de una serie de características que no nos competen, como el motor 2,5 litros, los sistemas de frenos autónomos, el control de tracción, la caja de cambios automática de seis velocidades y otras tecnologías propias de la marca. Aquí nos enfocamos, como ya fue indicado, en la experiencia de uso y en el entorno digital.

Comodidad en cabina

Los diseñadores pusieron empeño en entregar una cabina ergonómica, pensada en la comodidad de piloto y pasajeros. Los asientos delanteros se pueden ajustar a gusto y fácilmente, gracias a los controles de altura, inclinación y apoyo lumbar. En viajes largos, la espalda agradece esta opción. El timón también puede graduarse en distancia y altura, para que se ajuste exactamente a la preferencia del conductor.

Este auto obtuvo el premio Car Design of the Year 2020/2021 (Salón de la Fama del Automóvil de Japón), por su diseño notable. El concepto “Kodo” (que significa “alma en movimiento”) ha logrado que Mazda sobresalga en el apartado estético, por el diseño de sus vehículos, que puede percibirse desde la carrocería – con el conocido reflejo particular de la luz en el exterior – hasta las interfaces interiores.

Una característica que aprecio mucho es la reducción del ruido exterior, dentro de la cabina. Es notable la condición que permite conversar con los pasajeros del asiento posterior sin forzar la voz. El viaje en carretera resulta tranquilo, gracias a esa sensación de estar muy aislado del bullicioso tráfico que hay afuera.

Experiencia digital

Con la CX-30 se interactúa de manera digital. Desde el botón de encendido, la automatización del bloqueo de puertas y el repliegue de los espejos retrovisores, hasta el entretenimiento y el aire acondicionado.

El botón multicomando, que controla todo el sistema de información y entretenimiento digital.

El sistema Mazda Connect es compatible, como era de esperarse, con Android, y se puede conectar el iPhone sin problema. La conexión del smartphone se efectúa mediante cable USB. Se echa de menos la conexión inalámbrica y no hay puertos USB para los pasajeros de la silla posterior, algo que la gente suele esperar hoy. Una pantalla TFT de 8,8 pulgadas despliega los menús de información que necesitemos: los iconos del teléfono, la lista de estaciones de radio FM, o el mapa, bien sea de Waze o de Google.

Hay un botón “multicomando” con el que se maneja la consola central, y con el que se cambia la música y se selecciona la fuente de información para la pantalla. El diseño del botón multicomando es análogo, para favorecer la manipulación sin riesgo mientras se conduce. Me recordó a la rueda de Apple utilizada en los casi desaparecidos iPhone o en los modernos Apple Watch. Está muy cerca de la caja, así que resulta fácil saltar de la palanca de cambios al botón sin que sea necesario “buscarlo” mientras se conduce el auto.

El apartado sonido merece mención especial, debido a los parlantes Bose, que ofrecen la reconocida calidad de esta marca. Música equilibrada y sonido impecable, sin distorsión.

En el vidrio panorámico, justo en el campo de visión del piloto, se proyecta una pantalla a color con información relevante, como velocidad y alertas de seguridad. No estorba para nada la conducción y me recuerda lo que podía verse en las desaparecidas gafas Google.

Parqueo impecable con las cámaras 360.

Dispone de cámaras 360 grados, gracias a las cuales la operación de parqueo resulta impecable, así como el permanente monitoreo del entorno mientras se conduce. Si un vehículo se acerca demasiado, la cámara te lo mostrará en pantalla.

Basta tener en el bolsillo el dispositivo de apertura (la “llaves”), para que las puertas se desbloqueen y, viceversa, solo con alejarse el bloqueo se activará. Los espejos exteriores se pliegan automáticamente cuando el auto se apaga y queda debidamente estacionado.

El dólar tiene en aprietos a los colombianos. Pero el precio de este vehículo resulta competitivo. La versión de entrada, el CX-30 Prime, está por los 81.0400.000, y la versión más alta, la CX-30 Grand Touring LX está en 112.000.000.

Ideal para quien desea un vehículo elegante, urbano, de turismo, pero capaz de llevar a la familia a cualquier lugar del país, por las empinadas carreteras nacionales, la CX-30 satisface las expectativas.

 

«

»

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.